Valle de Cochamó (Chile). Estudio de la capacidad de carga turística con Sistemas de Información Geográfico

Introducción y localización del área de estudio

El Valle de Cochamó corresponde a un sector precordillerano de la Región de Los Lagos en el sur de Chile que se caracteriza por la presencia del bosque templado lluvioso, donde se desarrolla un ecosistema con una alta biodiversidad y endemismo, con especies de flora y fauna en peligro de extinción, como el Alerce (Fiztroya cupressoides) y el Monito del Monte (Dromiciops gliroides) (UICN, 2009).
El Alerce ha sido históricamente explotado debido al alto potencial calórico de su madera y como excelente material en la construcción de viviendas, lo que han llevado a esta especie a estar en la lista roja en peligro de extinción (Kitzberger et al. 2000). Además, corresponde a la segunda especie de árbol más antigua de la tierra después de Pinus longaeva, por lo que representa a un testigo de la evolución y los cambios climáticos de los últimos siglos. (Neira. E, Lara. A, 2000).
Las características paisajísticas en cuanto a su Geomorfología y Geología con formaciones de roca granítica de gran magnitud, hacen de este valle un lugar de una extraordinaria belleza con un alto potencial turístico, pero a la vez muy frágil desde el punto de vista de su equilibrio ecológico, especialmente en lo que se refiere a la erosión del suelo por pérdida de vegetación, lo que unido a las altas precipitaciones (entre 2.000 y 3.000 mm por año), hacen que exista una alta probabilidad de procesos erosivos irreversibles (Araya, C. 2004).

Debido a lo anterior, resulta necesario realizar un estudio de Capacidad de Carga Turística del Valle de Cochamó con la finalidad de estimar la cantidad máxima de personas que podrían visitar el valle sin alterar el equilibrio de sus recursos naturales, así como proponer posibles soluciones y recomendaciones el uso sustentable de dicho territorio.
Los estudios de Capacidad de Carga son fundamentalmente útiles para la planificación territorial, especialmente para lugares de interés turístico, es así como fue declarado “Zona de Interés Turístico” (ZOIT) en el año 2007 por el Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR), que lo define como un lugar potencial para el desarrollo turístico y otras actividades compatibles a ella.
Además este sector se encuentra en el Territorio “Patagonia Verde” definido en la Estrategia Regional de Desarrollo del Gobierno Regional de Los Lagos que establece como lineamiento de gestión, la utilización de los recursos naturales en forma sustentable y de creación de norma y reglamentación de la capacidad de carga social, turística y ambiental de dichos ecosistemas.

Materiales y métodos

Para el siguiente estudio se tomaron como referencia los estudios realizados por Cifuentes en el Monumento Nacional Guabayo (1999), el trabajo realizado por Puente Santos: “Senderos turísticos del Centro de la Cultura” (2011); el de Cona: “Capacidad turística y evaluación de estado de uso en los senderos cumbre del Parque Metropolitano de Santiago” (2005), entre otros.

La metodología aplicada en este estudio fue elaborada por Cifuentes, a partir del análisis de la Capacidad de Carga Física (CCF), Capacidad de Carga Real (CCR) y sus factores de reducción social, erodabilidad, las precipitaciones, la accesibilidad, así como la Capacidad de Manejo (CM) con indicadores de infraestructura, personal y equipamiento; cuyos valores fueron ponderados para determinar la Capacidad de Carga Efectiva (CCE) o turística, que representa el número máximo de visitantes que puede acoger el lugar al día.

Se trabaja sobre coberturas en formato “shapefile” de la hidrografía, suelos, modelo digital de terreno, unidades de paisaje, vegetación, precipitaciones, pendiente y datos obtenidos del personal del refugio, en lo que respecta a este último para la Capacidad de manejo. Posteriormente estos datos son especializados en ArcGis y llevados a cartografía para facilitar el acceso a la visualización de los resultados.

Capacidad de Carga Física (CCF): en donde se realizó el cálculo del número de personas que podrían ubicarse físicamente dentro de cada sendero Luego se aplica la siguiente fórmula:

CCF = S * NV
—-
Sp

Donde: S = longitud del sendero
Sp= superficie utilizada por una persona (1 metro)
NV= Número de veces que una persona puede visitar el sendero en un día.
Se obtiene de la relación entre las horas que está abierto el sendero v/s las horas de duración del trekking.

Capacidad de Carga Real (CCR): en donde se aplicaron los siguientes factores de reducción:

  • Factor social: se encarga de limitar la afluencia de turistas en cuanto a la comodidad y calidad de la experiencia. Para el caso del Valle de Cochamó, se establece como 10 el número máximo de personas por grupo y un mínimo de 800 metros de distancia entre cada grupo para todos los senderos por igual.
  • Erodabilidad: de acuerdo a las altas precipitaciones y la vulnerabilidad del suelo se determinan tres rangos de pendientes:
    Menor al 10% = Bajo
    Entre 10% y 20% = Medio
    Mayor a 20% = Alto. (Se ponderan los metros con erodabilidad alta por 1,5).
  • Accesibilidad: se determina según la pendiente y la dificultad del sendero. Se utilizan los mismos rangos de pendientes que para la erodabilidad.
  • Precipitaciones: las precipitaciones constituyen un factor limitante para los visitantes. Se estima un promedio de cuatro horas diarias en ocho meses, por lo tanto el total es de 960 hrs estimadas al año.
  • Anegamiento: corresponde a aquellos sectores en los que el agua tiende a estancarse. Estos datos fueron obtenidos de una visita a terreno.

Para cada factor de reducción se calculan los metros de sendero afectados por dicho factor, a través de la siguiente fórmula:

Factor x = 1- Mlx
—-
Mtx

Donde: Mlx= magnitud limitante de la variable “x”
Mtx=magnitud total de la variable “x”.
Luego, para la Capacidad de Carga Real se aplica la siguiente fórmula:
CCR=CCF*(Fsocial*Ferodabilidad*Faccesibilidad*Fprecipitaciones*Fanegamiento)

Capacidad de Manejo (CM): en donde se retomaron las características del lugar, como infraestructura, personal y equipamiento, cuyos valores cualitativos fueron ponderados para poder cuantificarlos según su cantidad, estado, localización y funcionalidad y se ponderaron de 0 a 4, siendo 4 cuando la relación entre lo existente y lo óptimo está cubierta. Estos datos se obtuvieron del personal del refugio.

Cálculo de capacidad de carga efectiva (CCE): Se calcula según la siguiente fórmula:

CCE = CCR * CM

Donde CCR = (Capacidad de Carga Real)
CM = capacidad de manejo (%)

Cálculo de cantidad de visitas: se aplica la siguiente fórmula:

Visitantes diarios = CCE / NV

Donde CCE = Capacidad de Carga Efectiva
NV = N° de veces que una persona puede visitar el sendero en un día.

Características ambientales del área de estudio

Las unidades de paisaje del Valle de Cochamó corresponden principalmente a bosque nativo, el que cubre una superficie total de 18.311 has; matorrales, praderas y humedales en pequeños sectores y sobre 1.500-2.000 m existen rocas de de formación granítica que se caracterizan por la ausencia de vegetación cubiertas de nieves eternas y (Araya, 2004).

Respecto al bosque nativo, es necesario señalar que en esta zona existen cuatro subtipos vegetacionales: 1.- Bosque Laurifolio Valdiviano que se encuentra en los fondos de valle y laderas hasta aproximadamente 400 m en pendientes moderadas representado principalmente por el Ulmo (Eucryphia cordifolia); 2.- Bosque Laurifolio de Chiloé, que se desarrolla entre 500 y 800 m, con especies como Coigüe (Nothofagus dombeyi), Tepa (Laurelia philippiana), Coigüe de Chiloé (Nothofagus nítida) y Mañío (Podocarpus nubígena); 3.- Bosque Siempreverde Andino, con especies como Alerce (Fitzroya cupressoides) y Coigüe de Magallanes (Nothofagus betuloides) y 4.- Bosque Caducifolio Alto Andino Húmedo con especies como Lenga (Nothofagus pumilio) y Canelo (Drimys winteri) (Gajardo, 1995).

Una de las especies nativas más importantes en el Valle de Cochamó corresponde al Alerce. Se han datado árboles de hasta alrededor de 3.600 años por lo que constituye una especie con un alto potencial en la elaboración de reconstrucciones paleoclimáticas y dendrocronológicas (Lara. A, Villalba. R, 1993). Dichos estudios han permitido comprender fluctuaciones glaciares y cambios en la circulación climática regional, especialmente relacionada con el Anticiclón del Pacífico y el Fenómeno del Niño (Lara. A, Villalba. R, 1994).

Por otro lado, los suelos y la geomorfología del área de estudio se han formado producto de diversos procesos volcánicos y tectónicos durante el Cuaternario, lo que debido a las acciones glaciares del Pleistoceno dieron origen al paisaje que hoy es posible observar. Los suelos corresponden al tipo Trumaos, caracterizados por un drenaje excesivo y muy vulnerables a la erosión, especialmente debido a la pérdida de vegetación (Mella, A. & Künghe, G., 1985).

El clima del área es Templado Frío con Influencia Marítima, que se caracteriza por altas precipitaciones durante todo el año y que varían hacia el interior del valle de acuerdo a la Orografía (Di Castri & Hajek, 1976). Dentro de la cuenca es posible observar tres microzonas climáticas que se diferencian entre sí por la altitud y la cercanía del mar; la zona baja del valle posee un clima templado cálido (Cfb) sin estación seca, una temperatura media anual de 8,5°C y oscilación térmica anual de 5,4 °C. Hacia los fondos de valles cordilleranos el clima es templado frío lluvioso (Cfc) con una temperatura media anual de 6,6°C y una mayor oscilación térmica, altas temperaturas durante el verano y el invierno con temperaturas inferiores a 0°C. La tercera microzona corresponde al clima de Tundra (ETH) que se presenta en las altas cumbres con una temperatura media del mes más cálido entre 0°C y 10°C; se encuentran cubiertas de nieve gran parte del año. (http://www.worldclim.org/).

Más información en: http://www.rcg.cat/articles.php?id=333

Fuente: Revista Catalana de Geografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
1 + 18 =