Satélite FASat-Charlie vivió alerta ante riesgo de choque con trozo de basura espacial

Estados Unidos comunicó el peligro al Grupo de Operaciones Satelitales de la Fuerza Aérea de Chile.

El dispositivo que de día recorre Chile de norte a sur, ha dado 1.022 vueltas a la Tierra y ha tomado 1.150 imágenes.
El viernes pasado se encendieron las luces rojas en el Grupo de Operaciones Satelitales de la Fuerza Aérea de Chile, ubicado en la Escuela de Especialidades. Desde Estados Unidos se había recibido una alerta de que el nuevo satélite nacional, el FASat-Charlie -lanzado al espacio el 16 de diciembre- estaba en riesgo de colisionar con un trozo de “basura espacial”.
Con urgencia se hicieron cálculos técnicos que, finalmente, demostraron que el dispositivo espacial chileno no iba a ser alcanzado, pues estaba en otra órbita.


Monitoreo constante – El general de la Fach Lorenzo Villalón y el coronel Cristián Puebla observan datos del satélite

“Si el satélite, que gira a una velocidad de 7,5 kilómetros por segundo, hubiera estado en riesgo de choque, le habríamos tenido que cambiar la órbita en forma inmediata”, detalla el jefe de la División Desarrollo y Proyectos y director técnico del Sistema Satelital de Observación Terrestre (SSOT), general de la FACh Lorenzo Villalón.

El FASat-Charlie gira en torno a la Tierra a 620 kilómetros de altura, junto a otros 957 satélites activos, principalmente de Estados Unidos, Rusia, China, Japón, India, Reino Unido, Alemania, Canadá y de empresas multinacionales.
Hasta hoy, el dispositivo -que durante el día recorre Chile de norte a sur y de noche de oriente a poniente, por el movimiento de la Tierra-, ha dado 1.022 vueltas al planeta. Los 45 millones de km que ha recorrido equivalen a realizar 58 viajes de ida y vuelta a la Luna.


Durante el día el satélite capta cerca de cien imágenes; de noche no puede por falta de luz, como tampoco si hay nubes. Hasta el momento ha tomado 1.150 fotografías, entre ellas, del crucero “Costa Concordia”, que naufragó frente a las costas italianas, y de las pirámides de Egipto.
Pese a la cantidad de imágenes, ninguna ha sido vendida, pues el FASat-Charlie aún está en etapa de calibración. “Este proceso dura hasta el 9 de marzo. Después, tendremos todo totalmente calibrado y podremos atender peticiones, para tomar determinadas fotos, tanto para empresas privadas, públicas o para universidades”, agregó el general Villalón.
Éstas serán comercializadas por el Servicio Aéreo Fotogramétrico (SAF) de la FACh y sus valores serán inferiores a los precios internacionales, que oscilan entre US$ 3 mil y US$ 5 mil (de $1,4 millones a $2,4 millones) cada una.
Por estar aún en etapa de prueba el satélite no ha podido aportar imágenes de los últimos incendios forestales ni de los efectos del invierno altiplánico.

El centro de operaciones que controla al FASat-Charlie, que tiene una vida útil de unos seis años y que diariamente da 15 vueltas a la Tierra, es manejado las 24 horas del día sólo por profesionales chilenos, principalmente de la FACh y algunos del Ejército y de la Armada.
El aporte satelital está orientado también a las universidades, entre ellas, la de Concepción.
“Esto se logró -explicó Villalón- a través del Centro de Óptica y Fotónica para el desarrollo de cargas útiles con futura aplicación espacial”.
El director ejecutivo del Centro de Información de Recursos Naturales (Ciren), Eugenio González, se enfoca en la importancia de este desarrollo tecnológico para el futuro.


Viña del Mar desde el espacio – La imagen tomada por el satélite FASat-Charlie muestra la Quinta Vergara, hoy en plena actividad festivalera

“Como país, civiles y militares ya debemos empezar a estudiar el próximo proyecto satelital. La vida útil del FASat-Charlie es de unos seis años, lo que nos da un espacio para emprender un muy buen proyecto a futuro”, concluye.
Por qué es peligrosa la “chatarra espacial”

Una de las mayores preocupaciones de la NASA durante los viajes de los transbordadores y ahora con la Estación Espacial Internacional es el choque con la chatarra que gira en torno a la Tierra.
Esto se debe, por ejemplo, a que el impacto con un objeto del tamaño de un huevo, por la velocidad que lleva y que puede llegar a 8 kilómetros por segundo, disipa una energía equivalente a la que se genera en la Tierra cuando explotan dos granadas de guerra.

Por esa razón, la NASA creó el Comando Conjunto de Operaciones Espaciales, cuya misión, entre otras, es la de conocer la trayectoria que actualmente tienen los miles de objetos que son parte de esa peligrosa “basura espacial”.

Fuente:

Emol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
18 × 9 =