Propuesta de Metodología para Verificación de Grado de Semejanza entre Productos Cartográficos

El gran avance tecnológico de los últimos tiempos, en particular el ocurrido en la informática, en la teledetección y los sensores remotos, tuvieron gran impacto en la Cartografía. Las nuevas técnicas de levantamiento de datos y posibilidades de representación del espacio territorial y de los fenómenos que en él ocurren la hicieron, extraordinariamente, más eficaz. Sin embargo, la tecnología es sólo parte del complejo proceso de representación que objetiva transmitir informaciones georreferenciadas. La representación además de proyectada y reducida, es simbólica. Así, para alcanzar su objetivo, además de precisa, la cartografía debe tener un lenguaje expresivo. De ahí la cartografía es también un arte. Mezclando entonces, exactitud y signos, la obra cartográfica, además de soporte y contenido, autoría.

La cuestión es que el adviento del soporte digital en la cartografía alcanzó no sólo la producción de los trabajos, pero también los procesos de reproducción, almacenamiento, edición y distribución, haciéndolos más fáciles y accesibles y, consecuentemente, la protección autoral mucho más difícil.
Negroponte (1995) preconiza que la ley de derecho autoral está completamente ultrapasada, la trata como un artefacto gutemberguiano. Con relación de los derechos autorales, él llama atención para el hecho de que la preocupación no debe atenerse a la facilidad de hacerse copias.
Además del hecho de que la copia digital tiene la misma calidad del original, y de posesión de ella, se puede mejorar, existen aún cuestiones inéditas propias de la información digital.

“En el mundo digital no se trata simplemente de ser más fácil y de que las copias sean más fieles. Cuando leo algo en internet, cual uno recorte de periódico, y quiero mandar una copia para alguien o una lista, eso parece inofensivo. Sin embargo, con menos de una docena de teclas tecleadas, yo podría retransmitir ese material para miles de personas por todo el planeta. Recortar bits es bien diferente de recortar átomos. Cuando los bits son bits, deparamos con un nuevo elenco de cuestiones, y no sólo con los viejos problemas de piratería. El medio ya no es el mensaje”.

Las especificidades de los documentos digitales, inclusive cartográficos, han generado incontables discusiones, debates, estudios y tentativas de sistematización cuanto a los derechos autorales, una vez que la actual legislación es incompleta. La divergencia de opiniones ha sido una constante. Inmediatamente no se tiene respuesta única para preguntas del tipo: ¿Si una base de datos tiene un autor y otro la digitaliza, a quien pertenecen los derechos autorales del archivo digitalizado? Hay quien defienda que la digitalización es un trabajo manual especializado, no tratándose, por lo tanto de reproducción, proceso tenido como automático. Por lo tanto, considera los datos digitalizados originales y el detentor de los derechos autorales quienes los digitalizó. En la otra vertiente están aquellos que entienden que cualquier forma de reproducción parcial o total, edición, almacenamiento en ordenador o distribución, dependen de autorización previa y expresa del autor. Destacándose que el escaneamiento y digitalización de mapas deben estar incluidas en ese caso.

Estudios científicos pueden subsidiar pareceres jurídicos en la cuestión de derechos autorales en la cartografía. En ese contexto, el objeto del presente trabajo es la creación de una metodología de examen comparativo, basada en métodos visuales, embasados por teorías de representación y comunicación cartográfica (semiótica) y matemáticos para averiguación el grado de semejanza entre los productos cartográficos y emisión de parecer conclusivo sobre el origen único, o no, de los mapas analizados.

2.- Base de Datos

A fin de atender el propósito de este trabajo fueron seleccionados mapas en papel, de la ciudad de Belo Horizonte, publicados por dos fuentes distinguidas, aquí denominadas A y B. Fueron usadas dos ediciones de cada fuente, años 1990 y 2001 para A y 2001 y 2002 para B. Fue utilizada una base cartográfica digital de la Empresa de Informática e Información del Municipio de Belo Horizonte – Prodabel para subsidiar la investigación.

3.- Metodología Desarrollada

Para creación de la metodología fueron colocadas las siguientes cuestiones:

– ¿Los mapas publicados por la fuente A tienen la misma base como origen en las 2 ediciones examinadas, 1990 y 2001?.
– ¿Los mapas publicados por la fuente B tienen la misma base como origen en las 2 ediciones examinadas, 2001 y 2002?.
– ¿Alguno de los mapas examinados como base el archivo de la Prodabel?
– ¿Alguno de los mapas publicados por una fuente tiene como base mapa de la otra fuente?

3.1.- Procedimientos preliminares

• Captura por escáner de tramos, capturados aleatoriamente, en los mapas seleccionados para examen;
• Selección en el archivo digital vectorial de la Prodabel, de las áreas correspondientes a la representación cartográfica de los tramos capturados aleatoriamente en los mapas;
• Búsqueda y selección de imágenes de algunas edificaciones de destaque del conjunto urbano de Belo Horizonte en fotografías aéreas;
• Captura por escáner de los tramos que contiene esas edificaciones en los mapas que serán examinados;
• Consulta las bases cartográficas de la Prodabel, para verificación de la representación de esas edificaciones.

3.2.- Verificación del proceso de elaboración de los mapas

La forma empleada en la producción del mapa, tanto la analógica, llamada tradicional, o sea por dibujo manual, cuanto a la digital, producida con el apoyo del computador, imprime al producto aspectos que permiten su identificación.

Fue posible comprobar por la irregularidad de los textos, pues hay diferenciación en el distanciamiento entre letras y en la alineación de las letras, que los mapas de la Fuente A fueron realizados a mano con los textos aplicados por normografia.
Comparando la edición de 1990 con la 2001, se nota que la mayoría de los textos de la primera publicación es mantenida en la misma posición y con letras idénticas en la publicación 2001.

En las Fig. 1 y Fig. 2 pueden ser observadas inscripciones de textos con las citadas irregularidades.
Se perciben también textos insertados en diferentes épocas, con reglas de normógrafos diferentes y diferenciación en espesores de líneas, diseñadas el boli nanquim. Así, es posible decir que los mapas de la Fuente. Los publicados en 1990 y 2001 son productos de la misma base analógica, con actualización de datos como la inserción de nuevas vías y nombres. En la Fig. 3 son mostrados tramos de 1990 y 2001 con transparencia.

c0090
Fig. 1 – Tramo de mapa de la Fuente A de 1990

c0091
Fig. 2 – Tramo de mapa de la Fuente B de 2001

c0092
Fig. 3 – Sobreposición de los tramos de los mapas de la Fuente A de 1990 y 2001 desplazados.
c0093
Fig. 11
Fig. 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
20 ⁄ 5 =