PeruSAT-1: Todo sobre el primer satélite de observación del Perú

Perú SAT – 1 es el nombre del primer satélite de observación terrestre que fue lanzado por el gobierno peruano el pasado  15 de setiembre desde Guyana Francesa y que fue monitoreado desde la sede del Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales (CNOIS) en Lima.

Un satélite cuya adquisición ha sido polémica y cuestionada desde un inicio. Una de las principales críticas es que fue comprado al gobierno de Francia por el gobierno peruano (compra de Estado a Estado) bajo el manto de “seguridad” del Ministerio de Defensa, lo que ha hecho difícil el acceso a mayor información, sin embargo, aquí te tenemos unos datos sobre la tecnología que implica este controversial lanzamiento.

En el 2013, el Ministerio de Defensa de Perú inició conversaciones con Francia para adquirir un satélite de observación terrestre por el precio de 205 millones de dólares. Es en abril del 2014 que se firmó finalmente el contrato con la reconocida compañía francesa Airbus Defense and Space, para el desarrollo, construcción y puesta en marcha del sistema de satélite óptico de observación PeruSAT-1, con el apoyo del gobierno francés. La construcción del satélite se realizó en Toulouse, Francia.

Imagen de PeruSAT-1 sobre mina de cobre a tajo abierto Cuajone. Imagen cortesía de CONIDA 2016.

Perú SAT 1 no es un satélite de comunicaciones sino de observación terrestre, explica CONIDA, la agencia espacial peruana. Esto quiere decir que lleva cámaras a bordo y necesita estar lo más cerca posible a la Tierra, mientras que los satélites de comunicación llevan repetidores de señales de radio y necesitan estar a una distancia más lejana de la Tierra.
Se trataría del satélite más potente de la región y el primer satélite de observación con una resolución de 0.7 metros de América Latina, lo que significa que podría identificar con mucha precisión objetos con dimensiones menores a un metro (submétrico) mientras que otros satélites con menor resolución, solo pueden captar imágenes de objetos mayores, explica el Ministerio de Defensa peruano. Además, el barrido del satélite alcanza casi 15 km de amplitud y el satélite pesa 400 kg.
Este satélite fue construido en base a carburo de silicio, que es un material semiconductor y refractario, que lo hace apto para su uso en condiciones extremas de temperatura.

Contiene un instrumento óptico de la familia NAOMI (New Astrosat Optical Modular Instrument), un instrumento que es usado tanto en satélites Astrosat-100 (de menor resolución) o mayores que el satélite peruano (Astrostat-300), acoplado a un telescopio estable y compacto, con control termal para evitar que se afecte por las altas y bajas temperaturas, y además, usa un detector TDI (Time Delay Integration) que consiste en una tecnología que permite la generación de imágenes de alta calidad con bajo consumo de energía, cámara pancromática (sensible a todas las longitudes de onda del espectro visible) y detectores multiespectrales, es decir, permiten ver cambios en radiación visible e infrarroja.

El satélite está equipado con celdas solares y baterías que le alimentarán de la energía para su funcionamiento. Adicionalmente posee sensores ópticos especiales que proporcionan imágenes pancromáticas con 1 m de resolución espacial e imágenes de 2 m en cuatro bandas de longitud de onda.

Los primeros artefactos espaciales peruanos se remontan a los nanosatélites Chasqui 1, y el PUCP SAT – 1. El Chasqui 1, el nanosatélite (satélite de 10x10x10 cm de dimensiones) de la Universidad Nacional de Ingeniería empezó a diseñarse a finales de la década del 2000 y fue lanzado al espacio el 2014. Mientras que el PUCP SAT-1, fue construido por la Pontificia Universidad Católica del Perú, el cual fue lanzado al espacio el 2013. Ambas iniciativas académicas.

El PeruSAT-1 estará a una altura de 695 kilómetros, en una órbita polar sincrónica, lo cual quiere decir que viajará de norte a sur pasando por el Perú dos veces al día tomando fotos en tiempo real. Una vez tomadas, las fotos serán descargadas al Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales – CNOIS, ubicado en Punta Lobos, Pucusana a 50 al sur de Lima.

La estación terrena del CNOIS, de 3.600 metros cuadrados, fue entregada por Airbus D&S en Octubre del año 2015 y servirá para procesar las imágenes tomadas no solo por el  satélite, por toda la constelación de satélites a las que el Perú tendrá acceso como parte del convenio con la empresa francesa. Además será operado por especialistas peruanos que han recibido capacitación de parte de los técnicos franceses

Para CONIDA, “una adquisición de esta naturaleza constituye una oportunidad que será aprovechada para efectuar una transferencia de tecnología a un grupo de especialistas peruanos que se constituyan en un corto y mediano plazo en el núcleo nacional de desarrollo y explotación de tecnología satelital de observación de la tierra”.

CNOIS en Pucusana servirá para analizar las imágenes satelitales.

Fuente: Oriondata-i

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
30 ⁄ 2 =