Mapas de álgebra en la evaluación de las características de la tierra para la reforestación

Uno de los puntos fuertes del modelo SIG consiste en evaluar conjuntamente las diferentes características que se producen en una región. Esto nos permite evaluar, por ejemplo, la posibilidad de que la región tiene para un determinado tipo de explotación económica de sus tierras, teniendo en cuenta varios criterios que pueden definir la pertinencia o no de un área. El paper (Dengiz et al., África Diario de Agricultural_Research, v. 5 (12), junio de 2010) aporta una metodología SIG para evaluar el potencial de una región de la selva con un enfoque paramétrico, con álgebra de mapas.

El estudio se llevó a cabo en la zona central del Mar Negro, Turquía, y trató de evaluar el potencial de las áreas forestales sobre la base de diversas especies utilizadas en la reforestación. Los factores que se utilizan para generar la declaración final de la idoneidad son: clima, pendiente, suelo, topografía y vegetación.

Metodología

En la región, se encontraron ocho diferentes tipos de suelo, y el mapeo potencial como la unidad básica se llama “mapeo de unidades de tierra” de suelos, por lo que varias características físicas y químicas se conocen de antemano. Estas características, fueron utilizadas como factores en la determinación del índice final de la idoneidad teniendo en cuenta cada la reforestación de cada una de las especies observadas. Cada unidad cartográfica se le asigna un valor de 0 (no aptos) a 100 (más apropiado) para cada uno de los ocho rasgos considerados, para el índice final. Como nota final el contenido de cada unidad cartográfica de suelos se asoció con una clase de la siguiente manera:

Nota Definición

> 80 = Altamente adecuado (S1)
60-80 = Moderadamente adecuado (S2)
30-60 = Marginalmente adecuado (S3)
< 30 = Inadecuado (N)

Los ocho factores que componen el resultado final del índice son: (A) drenaje, (B) profundidad del suelo, (C), textura, (D) fracción gruesa, (E) Factores químicos del suelo formado por materia orgánica, (F ) reactividad del suelo, y (G) la salinidad o conductividad eléctrica, (H) carbonato de calcio. La puntuación final se obtiene con la siguiente fórmula:

geo00171

donde FI es la nota final del índice y Rmax es el más alto promedio de calificaciones.

Las capas de información para cada característica considerada fueron sobrepuestas espacialmente, generando el mapa final del índice para cada especie de acuerdo con la formula anterior, en ambiente SIG.

Resultados

Se generó un mapa de aptitud para la plantación de bosques considerando 8 especies diferentes: Fraxinus excelsior (fresno), Juglans regia (nogal), Pinus pinaster (pino marítimo), Pinus radiata (pino), Pinus pinea (pino piñonero), Populus L. (Populus), Robinia pseudoacacia (falsa acacia) y Salix Alba (Sauce). La secuencia de figuras inferior muestra el mapa del índice final para cada especie considerada:


geo00173
geo00174
geo00175
S1: Muy adecuado, S2: Moderadamente adecuado; S3: marginalmente adecuado; N: no adecuado.

Consideraciones Finales

Lo que es interesante destacar en este estudio es la consideración de diversos factores en la determinación del mapa final de potencial forestal. El mismo concepto se podría aplicar en otros contextos, siempre que haya datos sobre las características del suelo a ser evaluados dependiendo del problema.

La determinación de notas para cada criterio y el uso de álgebra de mapas en el entorno SIG puede ser visto como una de las principales ventajas de las técnicas de geoprocesamiento. Permite la obtención de información que puede ser útil para la toma de decisiones a partir del conjunto de datos, los cuales cuando son analizados separadamente no pueden resaltar el potencial existente en aquella región.

Fuente:

Rodrigo Sperb (blog geoprocessamento)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
19 + 26 =