Los Nuevos Fotogrametristas

Tomar imágenes es la manera más rápida y confiable de capturar la realidad. Hace treinta años los fotogrametristas soñaban con imágenes aéreas cargadas en computadores y dentro de minutos recuperar la información – sin la intervención humana – con un mapa completamente detallado. Pronto, sin embargo, la naturaleza del contenido de la imagen se convirtió en interpretación evidente, y visual, así que mucho más fácil para los seres humanos, también probando lo complejo de transferencia de algoritmos computacionales. El sueño se evaporó. Hasta la fecha, las estaciones de trabajo fotogrametricas digitales comerciales (DPW) soportan en el mejor de los casos la extracción semiautomática de puntos, líneas (sobre todo caminos) y objetos (sobre todo edificios). Un operador humano localiza e identifica una característica, ahora las técnicas y algoritmos de teledetección y el suavizamiento de bordes o líneas aumenta con la utilización de computadoras para extraer un feature en su posición exacta, en tiempo real.


DPWs es de costo menor comparado a los gigantes artefactos mecánicos del pasado, diseñados para evitar el cómputo manual. El componente más costoso de un DPW es hoy su software. Antes del año 80 los productos fotogramétricos principales eran ortofotos y líneas. La introducción de los SIG’s en los años 80 urgio por la generación de geodatos, lo que fue facilitado pos las DPWs que permitieron el aligeramiento de los geodatos; la compra de una DPW requiere solamente una fracción de la inversión una vez que es necesario comprar sus contrapartes análogas o analíticas. El mismo presupuesto se puede utilizar para ampliar espectacularmente la capacidad instrumental de una organización. Por supuesto, el bajo precio es poca ventaja si no hay un aumento de capacidad de producción – gente experta con la buena visión estereoscópica. Pero DPWs permite que el trabajo sea hecho por usuarios normales. La necesidad de la visión estérea se hace semejantemente redundante. Por lo tanto el entrenamiento de algunos días es bastante para enseñar el flujo de trabajo fotogramétrico, dando por resultado potencialmente un aumento espectacular en recursos humanos.

Una segunda razón de porque las imágenes se convierten en la fuente principal de geodatos para la entrada en SIG’s es el bajo costo de DPWs en los ambientes especializados, donde alguna vez los instrumentos análogos y analíticos fueron trabajados por personal las 24 horas del día para su rentable explotación. La facilidad de uso ha quitado al equipo como impedimiento al uso general de la fotogrametría. Los usuarios fuera de organizaciones fotogramétricas están realizando cada vez más restituciones sobre una base ocasional. Estas son buenas noticias. Sin embargo, hay ediciones. Uno puede tener mucho conocimiento del software, pero se requiere un nivel básico de comprensión de conceptos teóricos para fijar cualquier trabajo. Si el resultado de una tarea de restitución se desvía de las expectativas, la ignorancia de los fundamentos podría inspirar al operador que señale la culpa del error a la tecnología.

Fuente:

Mathias Lemmens, senior editor GIM International, The Netherlands

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
7 × 14 =