Informe científico que estudia el Aconcagua: el Coloso de América mide 6.960,8 metros

Los resultados se presentaron en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo. Las estaciones GPS permanentes, ubicadas en el refugio Nido de Cóndores y la cumbre, permitirán monitorear el Cerro anualmente y determinar su movimiento vertical a futuro.

En la Universidad Nacional de Cuyo, el Instituto Geográfico Nacional (IGN) dio a conocer el resultado de la exhaustiva investigación del grupo de científicos reunidos en el Programa SIGMA, que trabajaron durante dos años en un complejo estudio que logró dilucidar la altura exacta del Coloso de América. El valor actual es de 6960,8 metros de altura sobre el nivel medio del mar. La misma se determinó en base a campañas de medición geodésicas de GPS y gravimetría realizadas durante los años 2011 y 2012.


Los resultados de las mediciones se presentaron en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza), con la presencia de autoridades del IGN, del Rectorado de la Universidad y del Gobierno Provincial.

Este nuevo valor de altura no implica relación con el anterior, ya que el primero fue determinado en el año 1956 por el Instituto de Geodesia de la Universidad de Buenos Aires, con técnicas de medición e instrumental de aquel momento. El valor actual se consiguió con nuevas técnicas de medición e instrumental de última generación. Gracias a la instalación de las estaciones GPS permanentes, ubicadas en el refugio Nido de Cóndores y la cumbre, se podrá monitorear el Cerro anualmente y se determinará su movimiento vertical a futuro.

El trabajo se realizó en conjunto entre el Instituto Geográfico Nacional, el Programa SIGMA, la Universidad Nacional de Cuyo, la Universidad Nacional de Rosario y la Universidad Nacional de San Juan.

La medición

Sergio Címbaro explicó por qué era necesaria una nueva medición del Coloso de América. El único antecedente que había al respecto era una investigación realizada por la Universidad de Buenos Aires en 1956, que dio como resultado una altura de 6.959,6 metros. Tras 56 años, y teniendo en cuenta los progresos alcanzados en investigación científico, se hacía necesaria una nueva medición aplicando los instrumentos científicos actuales.

En ese sentido, el científico advirtió que “hoy no son comparables los datos, no se puede decir que la altura del cerro aumentó o disminuyó” entre las dos mediciones, precisamente por las distintas metodologías de investigación utilizadas.

Sin embargo, subrayó y, de alguna manera, se felicitó de que entre el resultado obtenido ahora, de 6.960,8 metros, y el anterior, “la diferencia sea de apenas 1,20 metros”.

Sobre los conocimientos e instrumentos de última generación, Címbaro hizo una detallada explicación. Y en ese aspecto destacó los aportes realizados Por las Universidades Nacional de Cuyo, Rosario y San Juan, la Dirección de Recursos Naturales Renovables de Mendoza, el Instituto de Estudios del Ambiente y Recursos Naturales (IDEARN) de la Filosofía y Letras, del Instituto Argentino de Nivología y Graciología (IANIGLA) del CONICET y del Instituto Geográfico Nacional.

Igualmente, agradeció la colaboración determinante para todo el proceso del Cuerpo de Guardaparques, de la Patrulla de Rescate de la Policía de Mendoza, de los guías y portes del Parque Aconcagua y de las empresas Aymará y Fernando Pierdomo.

Fuente:

Instituto Geográfico Nacional de Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
23 − 16 =