GPS: ¿Son peligrosos para la conducción?

Voces contrarias a estos sistemas de posicionamiento global han surgido en el viejo continente. Pero como explica, este artículo de Terra España la tecnología puede convertirse sólo en un problema cuando es mal utilizada.

Es común que un avance tecnológico adoptado en forma generalizada sufre una lluvia de críticas. En España, es el turno de los GPS (Sistemas de posición satelital, según siglas en inglés) en los automóviles al punto de que podrían ser declarados ilegales.

El producto es cuestionado por indicar las acciones que debe tomar el conductor de acuerdo a un mapa que obtiene vía satélite. Según detractores, el sistema podría ocasionar accidentes al confiar tanto en una máquina.

Algunos GPS también se han convertido en verdaderos mini computadores dentro de los coches. Pero esta función de tocar la pantalla para ejecutar acciones se desactiva cuando el auto se pone en marcha.

Recordemos que muchos choferes efectúan otros tareas mientras manejan como hablar por celular, fumar, cambiar la radio, que lo distraen de su función primordial.

Eso sí, debemos tener en cuenta las limitaciones de la tecnología a la hora de utilizarla, y los navegadores GPS son una ayuda.

En aviación, un controlador aéreo puede dar instrucciones y guiar a un avión hacia el aeropuerto, pero en última instancia, siempre es el piloto, como comandante de la aeronave, el que tiene el poder de decisión de cómo actuar en cada momento para preservar la integridad del aparato y sus ocupantes.

En un auto es igual. El navegador es una ayuda que nos da unas instrucciones que podemos seguir o no dependiendo de las condiciones presentes en cada momento, y deben ser tomadas como acciones secundarias únicamente si la seguridad de la conducción está garantizada.

Además, hay que recordar que si no le hacemos caso, o si nos equivocamos por no prestarle especial atención, éste nos recalculará la ruta para poder llegar a nuestro destino. Y si no, siempre podemos detener el vehículo y comprobar la ruta antes de proseguir.

Según esta visión, la tecnología no es peligrosa, pero puede volverse en contra si hacemos un mal uso de ella. Es más fácil prohibir los navegadores GPS que retirar el carné de los malos conductores.

Fuente:

Terra España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
5 − 5 =