Fotos hiperespectrales: la nueva tecnología para mejorar el uso del agua

Para conocer la realidad de cuencas y caudales, la Comisión Nacional de Riego (CNR) debe acudir a los datos del Censo Agrícola, que se realiza en Chile cada 10 años. El último se hizo en 2007, es decir, aún faltan cinco años para tener datos actualizados.

Por ejemplo, según estas estadísticas oficiales, el sector de La Ligua y Petorca figura con 3.000 hectáreas actualmente en plena producción. Sin embargo, producto de una sequía que se arrastra por tres años, toda la producción de ese sector fue arrancada de raíz, para no perder la inversión completamente. “Eso nos lleva a un error importante”, explica el secretario ejecutivo de la CNR, Felipe Martín.

Atenta a ello, la comisión llevó adelante un proyecto piloto en el río Claro: la toma de imágenes hiperespectrales aéreas en la cuenca ubicada en Rengo. En palabras simples, se trata de fotografías de alta resolución que muestran en tiempo real la situación de las cuencas.

“Con ellas se puede determinar la cantidad de cultivos que hay en cada sector y determinar la demanda real de agua y de consumo, pues también me informan la cantidad de casas, las hectáreas y las faenas mineras existentes”, dice Martín.


Junto a ello, las tomas hiperespectrales permiten conocer los caudales de los ríos. “Es una herramienta que permite saber si tengo capacidad de crecimiento o si estoy en déficit, y en cuánto lo estoy. Si es así, se puede determinar si fue por mal uso del recurso”, precisó el funcionario.

La iniciativa pionera realizada en Rengo determinó, además, que al principio de la temporada de riego se ocupaban 7 m3/s, y en la época de mayor demanda se usaban 41 m3/s.

Esta información fue clave para mejorar el diseño de la solución hídrica, para evitar la sobreexplotación del recurso y mejorar la gestión de las organizaciones de usuarios. Esto, porque tendrán un pronóstico certero de cuánta agua deben ir asignando, de acuerdo a la oferta y demanda hídrica; podrán disminuir la asignación de agua y podrán prevenir, programar y planificar el riego. Por otra parte, también podría ser una herramienta de fiscalización para regantes, debido a que controlaría el uso indebido de derechos de agua, evitando robos.

“Esto queremos replicarlo a lo largo de varias cuencas en problemas del país”, añadió Martín.

El ejecutivo agregó que la CNR ya tiene identificadas las cuencas deficitarias, por lo que no es necesario un análisis mayor. No obstante, hay sectores donde se está al límite. “Aconcagua, la Región Metropolitana y algunos sectores de la Sexta Región son lugares que no están con déficit de manera oficial, pero que necesitan una buena planificación”, dijo Martín.

Afirmó que la iniciativa fue valorada por los empresarios y que partirá oficialmente en 2013. “Los aviones están dispuestos”, concluyó Martín.

Fuente:

La Tercera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
19 − 9 =