Estación GPS – Glonass de Observatorio TIGO registró desplazamiento de Concepción

Cercano al recinto del Observatorio, el monolito 300 -conocido como CONZ en el Servicio Internacional del Sistemas Satelital de Navegación Global- registró mediciones continuas durante el terremoto. Con un sistema de respaldo energético, el receptor GPS/Glonass del Observatorio Geodésico TIGO (perteneciente a la UdeC) logró funcionar de manera continua a pesar de los cortes del suministro eléctrico que siguieron al megasismo de 8.8 grados Richter del 27 de febrero.

n0204

Así, el instrumento pudo registrar datos desde el mismo momento en que se produjo el terremoto, aportando información única a un estudio difundido en la última semana sobre el desplazamiento de Concepción en 3.04 metros hacia el Pacífico.

La ciudad representa el máximo desplazamiento tras el sismo, medido a través de una red de estaciones GPS, cuyos antecedentes han servido de base al estudio realizado por especialistas de universidades norteamericanas, argentinas y chilenas, dentro de los que se cuentan investigadores de nuestra casa de estudios. También han mostrado variaciones en su emplazamiento las ciudades de Valparaíso (27.7 cm.), Santiago (13.4 cm.) e incluso Buenos Aires (2 a 4 cm.).


El director de TIGO, Hayo Hase, señaló que en los 10 días que siguieron al sismo han observado movimientos de entre 1 y 2 centímetros diarios, lo que proyectado equivaldría a un deslizamiento de más de 3 metros por año. Para graficar la magnitud de este cambio, Hase señala que Isla de Pascua -uno de los puntos que normalmente registra el mayor movimiento continuo a nivel global- se corre 15 centímetros al año.

n0205

“Ahora observamos velocidades post-sismo (dirección oeste-noroeste) muy grandes”, afirmó. El experto en geodesia explicó que las velocidades y direcciones de los puntos de referencia equipados con receptores GPS “son hoy los parámetros más significativos para la investigación en la predicción de terremotos y sus réplicas” . Agregó que éste es un momento muy importante para las geociencias, ya que “a través de las mediciones queremos entender los mecanismos que ocurren antes, durante y después de un terremoto fuerte”.

TIGO dispone de registros de 8 años continuos previos, pero para cumplir con los objetivos de investigación básica que permitan comprender estos mecanismos, se requiere al menos de un periodo similar de mediciones post sismo, dijo. “Esta tarea requiere de financiamiento externo para que la Universidad de Concepción pueda seguir con su apoyo a la comunidad internacional a través de TIGO, el único observatorio geodésico en el continente”, aseveró el especialista.

Fuente:

Universidad de Concepción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
28 + 30 =