En las universidades también se vive la experiencia de los SIG

Tres estudiantes hablan sobre las investigaciones que están realizando o han realizado utilizando Sistemas de Información Geográfica. Las experiencias han sido muy enriquecedoras, y también llenas de desafíos.

Cuando se escucha hablar por primera vez de Sistemas de Información Geográfica (SIG) no es difícil que el común de las personas mire con cara de desconcierto.
No es difícil, tampoco, que en un segundo acercamiento siga pensando que éstas son herramientas lejanas, complejas y que sólo especialistas con mucha experiencia las pueden ocupar.

Y hay un poco de verdad en eso. Para obtener buenos resultados con los SIG se necesita manejar muchas variables, y los profesionales tienen que tener amplios conocimientos para interpretar datos. Sin embargo, los SIG no son lejanos, y prueba de ello es que en el mundo universitario hay cientos de jóvenes que trabajan y experimentan con estos métodos en diferentes áreas del conocimiento.

Uno de ellos es Ignacio Yáñez (22), estudiante de Ingeniería Civil Geográfica de la Universidad de Santiago de Chile. En estos momentos se encuentra investigando la utilización de los SIG y el gobierno electrónico en las municipalidades de la Región Metropolitana como una forma de innovación en la gestión municipal.

n0038
Ignacio Yáñez, estudiante de Ingeniería Civil Geográfica de la Usach.

El trabajo lo tiene muy entusiasmado. Sabe que el buen manejo de datos sobre los habitantes de una comuna, aterrizado en el territorio, tiene un verdadero valor para la ciudadanía, ya que se pueden generar, por ejemplo, planes de desarrollo o de apoyo en múltiples áreas.

Aprendiendo y aportando

Además, como complemento a la modernización de captura de información, Ignacio Yáñez está utilizando la modalidad de e-government, que, a través de consultas vía medios electrónicos, le permite interactuar con los residentes de las comunas, a fin de ahondar en diversos tópicos de interés, como seguridad ciudadana, esparcimiento social y ampliación de red de servicios públicos para luego sintetizar qué evento ocurre y dónde ocurre.

María Loreto Pérez (23), estudiante de Geografía de la Universidad Católica, también está relacionada al mundo de los SIG.

Cuenta que, durante los últimos años de su carrera, éstos son una herramienta para la mayoría de los cursos, y que en 2006 estuvo trabajando en un proyecto de investigación sobre un tipo de vegetación que se encuentra en la zona árida del norte de Chile, llamada Tillandsia. En esa tarea los SIG y GPS fueron herramientas fundamentales. De forma integrada, la ayudaron en la obtención y manejo de información.

n0039
Loreto Pérez, estudiante de Geografía de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

«El tema del proyecto me gustó inmediatamente por ser algo distinto a lo que había visto hasta ese momento en mi carrera», explica. Además, para trabajar en la investigación, y sobre todo en la preparación del terreno para hacer el muestreo, tuvo que aprender a usar funciones de los SIG y GPS sobre la manipulación y generación de información que eran desconocidas para ella hasta ese momento.

El acercamiento de Carlos Esse (34) a los SIG fue distinto al de los otros dos estudiantes. Llegó a ellos a través de la ingeniería forestal, donde son herramientas muy utilizadas.

Carlos tiene el título en mano y ahora está cursando un Magíster en Sistemas de Información Geográfica y Percepción Remota en la Escuela de Ciencias Forestales de la Universidad Católica de Temuco.

En la actualidad, está trabajando en la línea de gestión y evaluación de recursos naturales, a través de herramientas de percepción remota, en la determinación de variables biofísicas, orientadas a determinar la estructura de bosques y la oferta de madera de alto valor para renovales de canelo y coigüe.

Específicamente el área de estudio corresponde a la provincia de Llanquihue, en la Décima Región, y la comuna de Curarrehue, en la Novena.

n0040
Carlos Esse, de la UC de Temuco

La investigación ha sido muy interesante –comenta– , pues ha debido aplicar estudios multitemporales que permiten determinar cómo influyen ciertas actividades antrópicas y ambientales en el origen de estos bosques.

Instrumentos para el futuro

Por sus áreas de formación, estos tres entrevistados saben que seguirán relacionados a los SIG por mucho tiempo más. Los tres coinciden en que éstas son herramientas muy completas, que ofrecen muchas aplicaciones para investigar, y, entre otras áreas, se les escucha hablar sobre de preservación del bosque nativo, ordenamiento territorial, optimización de recursos y gestión ambiental.

Fuente:

El Mercurio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
19 + 9 =