Empresario toma Fotografías Aéreas con avión de juguete

Desde siempre, José Esperguel, ex funcionario de la Fuerza Aérea de Chile, destinaba los domingos a volar aviones radio contralados en sitio eriazos alrededor de Santiago. Aburrido de tanta pirueta aérea, para ponerle color a su hobby, un día decidió colocar una cámara de celular en una de las alas del aeromodelo y mediante un dispositivo a distancia, activarla cuando el avión estuviera planeando a gran altura. Las fotos aéreas resultaron buenas, que Esperguel junto a otros electrónicos vieron que la gracia podía tener una aplicación comercial.

n0185

“Presentamos un proyecto a Sercotec y nos ganamos un capital semilla de dos millones con los que compramos cámaras de mucha mayor resolución y armamos un avión más grande y con mayor peso, que tuviera más estabilidad ante las corrientes. Las fotos que hoy tomamos son tan buenas como las de un avión tripulado, pero cuestan un tercio (400 dólares más impuestos por hora de vuelo), porque se ahorra muchos ítems”, explica.


Hoy Esperguel tiene una microempresa de fotografías aéreas que trabaja con una empresa forestal de Valdivia.
“Ellos nos contrataron para tomar fotos desde el aire porque querían hacer un inventario de sus plantaciones”, explica. Para ampliar sus servicios, actualmente Esperguel está desarrollando un nuevo prototipo. “Pretendemos ofrecer una plataforma aérea que sirva para lo que quiera el cliente; fotos día y noche; mediciones meteorológicas; detección de incendios prematuros, etc”, explica. El nuevo avión debería estar listo para la FIDAE 2010 en la que Esperguel mostrará sus servicios.

n0186

Fuente:

Lun

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
20 − 12 =