Confirman autenticidad de mapa de América que procede a Colón

Expertos de Dinamarca comprobaron que el mapa Vinland – que muestra parte del norte de Norteamérica – es auténtico y que fue creado en 1400, basándose en los relatos de las exploraciones vikingas.

La “Saga de los habitantes de Groenlandia” – un relato que incluye varios elementos de los vikingos entre los años 975 y 1030 – relata cómo en el año 1.000 un explorador de ese pueblo llamado Leif Ericsson llegó a un nuevo territorio, mientras exploraba las rutas marinas al oeste de Groenlandia.

n0161

La zona – que se ubicaba en la costa norte de la actual Terranova, parte de Canadá – recibió el nombre de Vinland, que significaba tierra de viñas, y que Ericsson bautizó así para incentivar a otros a explorar el lugar. Aunque su estadía no duró más de una década, esto le permitió a Ericsson ser el primer europeo – conocido hasta ahora – en llegar a América, cientos de años antes de Cristóbal Colón. De sus hazañas quedaron dos rastros: las sagas a la que los historiadores no dieron mucho crédito y un mapa de Vinland, cuya autenticidad fue puesta en duda desde que saliera a la luz pública en 1957.


Sin embargo, en la Conferencia Internacional sobre la Historia de la Cartografía, celebrada el 17 de Julio en Copenhague, René Larsen – rector del Colegio de Conservación que depende de la Academia Real de Bellas Artes danesa – señaló que tras cinco años de análisis es posible decir que el mapa de Vinland no presenta signos de falsificación. Como el documento data de 1440, el mapa Vinland podría representar la primera cartografía de registro en América del Norte y demostrar que lso europeos eran conscientes de la existencia del continente antes del viaje de Colón. Según los expertos, el mapa fue realizado para el consejo eclesiástico de Basel, en Suiza, y sus autores se basaron directamente en los antecedentes reunidos por los vikingos.

Dudas constantes

Mientras las pruebas de carbono confirman que el mapa data de 1440, René Larsen explica que su equipo analizó la tinta y la escritura, además de agujeros y parches del mapa, que hoy se encuentra en la U. de Yale (Estados Unidos).
Según el especialista, los agujeros causados por escarabajos que se alimentan de madera, son consistentes con aquellos hallados en los libros, junto a los cuales el mapa estaba almacenado. Además, agrega Larsen, las teorías que indican que la tinta es demasiado reciente porque contiene una sustancia llamada dióxido de titanio anatasa, que comenzó a producirse industrialmente en 923, pueden ser rechazadas porque el mismo material ha sido hallado en mapas medievales.

La sustancia provendría de la arena usada para secar la tinta. “Es posible que la anatasa se derive del gneiss, una roca proveniente de Suiza y que contiene cristales microscópicos de anatasa, los que a menudo se hallan en libros antiguos y manuscritos”, dijo Larsen. El experto deja a los cartógrafos determinar la precisión de la información del mapa: “Como sea, el mapa se origina en los vikingos y parece mostrar que fueron los primeros europeos en estar en América”.

Fuente:

La Tercera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
7 + 28 =