Avanzan Técnicas para anticipar terremotos a nivel mundial (GPS)

a0050

Chile es uno de los países más sísmicos del mundo y los expertos locales usan sistemas de posicionamiento global (GPS) para monitorear el terreno. Algo similar pasa en Japón, mientras que en Italia se estudian volcanes y en California hay mapas digitales para evaluar los sismos.

En la Edad Media era considerada una herejía creer que los terremotos se producían por causas naturales. Se pensaba que estos fenómenos eran una expresión divina y una forma de castigo. Por suerte, esta cosmovisión se ha superado y en la actualidad los científicos pueden estudiar con libertad los movimientos de la Tierra, con avanzados procedimientos para anticipar cuál será la magnitud de un nuevo evento y saber cuándo, aproximadamente, podría ocurrir.

Esta tecnología fue utilizada por el equipo de científicos de la U. de Ulster (Reino Unido) para determinar dos semanas antes que el terremoto y tsunami de Sumatra de diciembre pasado se repetirían en marzo, con una intensidad de 8,5 grados en la escala de Richter. Además, los científicos siguen afirmando que aún se espera un tercer terremoto y maremoto más devastadores.

Jaime Campos, director del Núcleo Científico Milenio sobre Sismotectónica y Peligro Sísmico, explica que la tecnología de posicionamiento global (GPS) que se usa en Chile permite saber cuáles son las áreas donde se está deformando la corteza terrestre y dónde hay mayor acumulación de energía que pueda estar gestando terremotos. Además, según agrega Mario Pardo, sismólogo del Departamento de Geofísica de la U. de Chile, es importante conocer muy bien las fracturas y placas tectónicas que se están moviendo, junto con medir la aceleración de los pequeños sismos registrados y hacer una extrapolación de cuál sería la magnitud máxima para un terremoto más grande en esa área.

Estos parámetros ayudan a prever las principales características de un futuro evento y sobre la base de estos datos se puede organizar un mejor diseño urbano, establecer las áreas donde se recomienda no construir para el asentamiento humano o a qué distancia de la costa se deben ubicar los primeros edificios.

Avances internacionales

Japón, Francia, Alemania, Italia y EE.UU. son los países más avanzados con respecto a los estudios sísmicos. Japón tiene una red de monitoreo permanente en la corteza terrestre para ver cuáles son los posibles escenarios para un terremoto, mientras que los italianos vigilan los volcanes con tecnología GPS, porque cuando uno de ellos entra en erupción comienza a hincharse levemente, lo que se puede observar por satélite.

En EE.UU., el Servicio Geológico de ese país (USGS) habilitó recientemente un sistema de sitios web dedicados al público y donde se muestra la probabilidad diaria de un terremoto en California. Se trata de mapas digitales que señalan los efectos de los distintos movimientos telúricos (http://pasadena.wr.usgs.gov/step).

Para la confección de esta plataforma se utilizan todos los registros históricos de la Red Sísmica de California, además de información referente a la distribución espacial de las réplicas y la variación que se produce de acuerdo con el terreno.

Lucy Jones, científica en jefe de Programa de Peligro de Terremotos del USGS en el sur de California, afirma que la tecnología moderna aún no permite predecir un sismo con total certeza.

“Hoy la pregunta clave es qué determina la magnitud de un sismo. Lo que buscamos no es predecir cada temblor; sólo en California se producen entre 50 y 100 al día. Nuestro fin es anticipar cuál de los miles de sismos del mundo será de gran intensidad”, dijo a La Tercera. La experta añade que “todavía no sabemos a ciencia cierta si la magnitud se debe a rasgos preexistentes en una falla, los que eventualmente podríamos identificar, o a condiciones dinámicas que se dan en el preciso momento de un sismo”.

Estudiando los sismos chilenos

Según el sismólogo Mario Pardo, el norte de Chile ha sido objeto de varios estudios de la deformación de la corteza e investigadores alemanes, franceses y de EE.UU. se han interesado en estudiar un gran terremoto y maremoto que se espera se produzcan entre Arica y Antofagasta. “Este es un problema que debemos enfrentar como país, porque lamentablemente Chile es uno de los países más sísmicos del mundo, pero pese a ello la sociedad aún no sabe cómo reaccionar y no se incorpora su estudio en los planes escolares”, dice Pardo. Jaime Campos agrega que no puede ser que haya apenas cinco sismólogos en el país. Es necesario hacerse cargo como sociedad del tema y aprender a prevenir futuros episodios.

Fuente:

La tercera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
26 ⁄ 13 =